Hoppenfeld. Abordajes en Cirugia Ortopedica

Se ha dicho muchas veces que el éxito de una intervención ortopédica reside en una regla muy sencilla: «Llegar al hueso y no moverse de ahí». Abordajes en Cirugía Ortopédica es el resultado de un curso de anatomía para cirujanos ortopédícos que, durante los últimos treínta y cinco años, se ha estado impartiendo en el Albert Einstein College of Medicine. En él se presentan las técnicas de los abordajes ortopédicos más practicados y se explica la anatomía de las partes directamente relacionadas con ellos.

El que una técnica quirúrgica sea más o menos segura deriva de que se conozca la anatomía y de la destreza técnica. Ambos factores van de la mano, y dependen el uno del otro. La destreza quirúrgica sólo se puede adquirir con la experiencia práctica, y siempre bajo la supervisión de un experto, pero el conocimiento que conlleva ha de proporcionado tanto el estudio teórico como la disección.

Este libro consta de trece capítulos, cada uno centrado en un área concreta de la anatomía humana. En ellos se describen tanto los abordajes más frecuentes como aquellos que se llevan a cabo en intervenciones específicas. Podemos afirmar sin duda que la gran mayoria de las intervenciones ortopédicas se pueden llevar a cabo de una forma segura y satisfactoria mediante los abordajes aquí expuestos.

La cirugía ortopédica es un campo que se está desarrollando con rapidez. Aparecen nuevos procedimientos a una velocidad inaudita; algunos de ellos son, sin embargo, rechazados muy pronto. Así, cualquier libro que trate los detalles específicos de una intervención quirúrgica quedará irremediablemente obsoleto en muy poco tiempo, a veces incluso antes de que se publique. Para solventar este problema, nos centraremos en cómo llegar al hueso o a la articulación que interese, y no en lo que se debe hacer una vez conseguido esto. Cuando sea pertinente, se hará referencia a los procedimientos quirúrgicos específicos pero sin incluir los detalles.

Abordajes en Cirugía Ortopédica tiene una organización homogénea que caracteriza todo el libro. Se explica el abordaje, y después se describe lo más importante de la anatomía del área asociada. Cuando varios abordajes se llevan a cabo en una misma área, se presentan juntos y la sección relacionada con la anatomía se añade al final. Lo que se pretende es que el cirujano lea lo pertinente al abordaje y a la anatomía antes de ponerse manos a la obra con la intervención, ya que, una vez que se conocen completamente los principios anatómicos, resulta mucho más sencillo el abordaje.

Para que un abordaje quirúrgico tenga éxito lo más importante es aprovecharse de los planos internerviosos. Éstos se encuentran situados entre los músculos los cuales están conectados con distintos nervios. Los planos internerviosos permiten una manipulación a lo largo de toda su longitud, evitando la denervación de los músculos. Este tipo de abordaje se puede extender a las estructuras adyacentes. Casi todos los abordajes extensivos que se llevan a cabo en los huesos se sirven de los planos internerviosos algo que describió por primera vez A. K. Henry, quien pensó que, si la clave de una operación quirúrgica está en la anatomía, la clave de la anatomía quirúrgica está en los planos internerviosos.

La introducción a cada abordaje describe las indicaciones y señala las ventajas y desventajas de cada uno de ellos. También se presentan los problemas que puedan surgir en cada caso.

La posición del paciente es esencial a la hora de mantener el área accesible, y para que el cirujano se encuentre cómodo durante la intervención.
Las referencias quirúrgicas son la clave de cualquier incisión; aquí se describen y se ofrecen las pautas que ayudan a encontradas. La incisión siempre seguirá estas referencias anatómicas. Aunque las incisiones que presentamos son por lo general rectas, muchos cirujanos prefieren las incisiones survas o en zig-zag, ya que cicatrizan con una tensión menor que las anteriores.
Con frecuencia este tipo de abordajes deja expuesto todo un hueso, pero a menudo sólo es necesario poder acceder a una parte de él.

La disección quirúrgica se ha dividido en superficial y profunda; esta clasificación obedece a un propósito académico, por el que se pretende enfatizar la idea de que cada capa debe exponerse completamente antes de que se pase a diseccionar la siguiente. Una exposición apropiada depende de una práctica sistemática y deliberada que explota cada plano antes de pasar a la disección más profunda. Los peligros que entraña cada abordaje se presentan bajo estos títulos: nervios, vasos, músculos y tendones, y para cada sección se presenta una parte de puntos anatómicos especiales.
Se describen todas las posibles complicaciones y la forma de evitadas. La sección que trata los abordajes concluye con una descripción de cómo extenderlos. Muchas veces, el cirujano descubre que no ha acertado con el área que ha dejado al descubierto. Existen dos maneras de extender la exposición: las medidas locales consisten en alargar las incisiones, recolocando los retractores, separando los músculos o incluso ajustando la fuente de luz; las medidas extensivas son aquéllas que pretenden extender el abordaje a las estructuras óseas adyacentes. En los abordajes acometidos a través de los planos internerviosos las medidas extensivas facilitan la exposición del hueso en toda su longitud.

Ebooks relacionados con esto: